Spread the love
Toyota acaba de anunciar que la semana que viene se verá obligada a detener la producción en 10 de sus 14 fábricas en Japón debido a la escasez de semiconductores, que se ve agravada por los bloqueos que están sufriendo sus proveedores a raíz de una reciente ola de COVID-19 en Shanghái (China).
En consecuencia, el fabricante japonés ha tenido que recortar otros 50.000 vehículos de su plan de producción, que para junio queda reducido a 800.000 vehículos. Hace apenas unos días, ya anunció la reducción de unos 900.000 automóviles a 850.000.

Si el número de unidades producidas por Toyota en Japón sigue bajando, además de ver cómo caen en picado sus ingresos, la multinacional se verá obligada a seguir alargando las listas de espera de sus clientes, que en algunos mercados ya superan en muchos casos los 10 meses.

Omar Muzzio

By editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: