Spread the love

Más que de presumir con los resultados de un proyecto ya concluido se trataba de mostrar pasos adelante y marcar una dirección y eso, precisamente, fue en lo que se centró el AI Day de 2022 de Tesla, celebrado ayer en Palo Alto. Entre proclamas grandilocuentes sobre “un futuro de abundancia” o “transformación de la civilización”, Elon Musk y su equipo presentaron los avances de la firma en uno de sus proyectos más ambiciosos, y desde luego mediáticos: su prototipo de robot.

Si en 2021 la compañía compartió poco más que un concepto que solo podía visualizarse con infografías y una persona disfrazada de robot humanoide, ayer fue varios pasos más allá al mostrar un prototipo de su ingenio Optimus que aporta una impresión inicial de su mecánica y aspecto.

ue el propio Musk quien se encargó de dar paso a un primer prototipo, una versión inicial de Optimus al que la multinacional se refiere como “Bumble C” y que permite ya apreciar parte de su mecanismo. El robot mostró cómo funcionan algunas de sus articulaciones, avanzó con paso rígido por el escenario, saludó y protagonizó un breve baile que puso a prueba su estabilidad.

No hubo grandes alardes técnicos sobre el escenario, ni giros que pudiesen comprometer al mecanismo humanoide y dejar un episodio como el que protagonizó Tesla hace varios años con el Cybertruck, cuando un cristal supuestamente “indestructible” reventó durante una demostración con público. Con Optimus se apostó por lo seguro. Incluso Musk reconoció que era la primera vez que el robot bípedo funcionaba por libre, sin el apoyo de “ningún tipo de soporte, grúas o cables”.

Puede hacer mucho más de lo que os acabamos de enseñar. No queríamos que se cayera de bruces, así que ahora os mostraremos algunos vídeos del robot haciendo un montón de otras cosas”, bromeó Musk antes de que su equipo emitiese algunas imágenes de Optimus realizando tareas básicas, como recogiendo cajas o regando. Siempre conectado, eso sí, a una sujeción.

La compañía mostró una segunda versión de su robot, con un aspecto exterior más acabado y “muy cercano a la producción” de Optimus; pero que requirió ayuda de un soporte y los técnicos.

La demostración sirvió a la firma, en cualquier caso, para desgranar algunas de las características técnicas de un proyecto que se alimenta en gran medida de la experiencia acumulada por Tesla en el desarrollo de coches y conducción autónoma. Optimus comparte, de hecho, software y sensores de IA con funciones incluidas en el asistente a la conducción de sus coches.
El prototipo Bumble C está equipado con un paquete de baterías de 2,3kWh, “perfecto” —explicó un técnico de Tesla— para desarrollar “aproximadamente un día completo de trabajo”. El ingenio incorpora además un SoC Tesla y ofrece conectividad WiFi y Long Term Evolution (LTE).
En su desarrollo Tesla está aprovechando su experiencia con el software Autopilot. “Es pasar de un robot sobre ruedas a un robot sobre piernas”, explicó un empleado. La meta: superar los obstáculos para lograr un prototipo funcionar, algo que esperan lograr “en los próximos meses… o años”.

El objetivo de Tesla es acabar desarrollando un “robot humanoide útil lo antes posible” que pueda fabricarse en grandes cantidades, dotado de una alta fiabilidad y con un bajo coste.

“Se han visto demostraciones de robots impresionantes. Y eso es genial, pero les falta un cerebro, no tiene la inteligencia para navegar por el mundo por sí mismos. También son muy caros y se fabrican a un volumen bajo”, reconoció Musk durante la presentación. Su firma apunta en otra dirección: crear dispositivos “capaces” de los que puedan fabricarse millones de unidades y comercializarlos a un coste muy inferior al de un vehículo. De hecho, aportó una cifra: menos de 20.000 dólares.

Los planes de la multinacional estadounidense pasan por probar los dispositivos en sus propias factorías y tantear su capacidad como trabajadores. Durante su presentación, el CEO de Tesla no dudó en dibujar de hecho un futuro utópico en el que el robot podrá “ayudar a millones de personas”: “Un futuro de abundancia, un futuro donde no haya pobreza, donde la gente pueda tener lo que quiera en términos de productos y servicios. Es una transformación fundamental”.

Omar Muzzio

By editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: