Spread the love

La exactriz de cine para adultos es ahora una influencer

Es de sobra conocido que muchas actrices de cine para adultos sufren secuelas físicas y psicológicas tras dejar atrás el porno. Lana Rhoades es, con 25 años, una de las más conocidas y, tras haber dejado atrás su carrera para centrarse en su trabajo como influencer y modelo, ahora ha admitido qué escenas le causaron más impacto en su vida.

En una entrevista con el Daily Star, Amara Maple (su nombre real) expresa que su vida en el cine porno le ha causado depresión y pensamientos suicidas. Tanto es así que manifiesta que “no hay cantidad de dinero” por la que volvería a retomar su empleo en la industria. En la actualidad, cuida de su primer hijo y compagina su trabajo como influencer con el modelaje en su cuenta de Onlyfans.

El lado más turbio del porno
Tras trabajar como stripper y azafata, Rhoades se metió en el cine para adultos y aunque sólo estuvo ocho meses, no puede dejarlo atrás: “Es una sentencia de vida. No puedo esconderme de ello. Dondequiera que vaya, todo el mundo me ha visto en alguna película y tengo que sobrellevarlo”.

Es de sobra conocido que muchas actrices de cine para adultos sufren secuelas físicas y psicológicas tras dejar atrás el porno. Lana Rhoades es, con 25 años, una de las más conocidas y, tras haber dejado atrás su carrera para centrarse en su trabajo como influencer y modelo, ahora ha admitido qué escenas le causaron más impacto en su vida.

En una entrevista con el Daily Star, Amara Maple (su nombre real) expresa que su vida en el cine porno le ha causado depresión y pensamientos suicidas. Tanto es así que manifiesta que “no hay cantidad de dinero” por la que volvería a retomar su empleo en la industria. En la actualidad, cuida de su primer hijo y compagina su trabajo como influencer con el modelaje en su cuenta de Onlyfans.

El lado más turbio del porno

Tras trabajar como stripper y azafata, Rhoades se metió en el cine para adultos y aunque sólo estuvo ocho meses, no puede dejarlo atrás: “Es una sentencia de vida. No puedo esconderme de ello. Dondequiera que vaya, todo el mundo me ha visto en alguna película y tengo que sobrellevarlo”.

Pese a que, según su relato, nunca le obligaron a nada, sí considera que no consideraba que pudiera negarse. Además, cree que la mayoría de sus escenas no fueron dañinas, aunque sí algunas: “No digo que todas las escenas que hice fueron horribles. Pero hay un puñado de ellas que fueron suficientes para hacer daño”.

En concreto, Rhoades habla de “entre tres y cinco realmente traumáticas” y añade las circunstancias en las que se producían esas situaciones. “Ya sea porque me enviaron a un plató con alguien que era demasiado mayor o porque me presionaron para hacer algo que me daba miedo hacer porque era demasiado extremo, eso puede ser definitivamente muy traumático”, manifiesta en Daily Mail.

Por último, la exactriz desvela que algunos compañeros llegaban “a desmayarse durante una escena”, como consecuencia de la dureza de algunos hechos que debían grabar. “Hay cosas muy locas que dañan el cuerpo de las personas para el resto de sus vidas”, explica Lana Rhoades.

Omar Muzzio

By editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: