Spread the love

Ojo, se trata de una bicicleta a reacción que estableció todo un récord de velocidad.

¿Cuál es la hazaña más sorprendente: el suizo Francois Gissy dejando un Ferrari 430 Scuderia parado en la pista de carreras mientras registraba 3,1 g de aceleración en línea en su camino a una velocidad máxima de 333 km/h, o que lo hizo en una Bicicleta? Esa bicicleta, dicho sea de paso, estaba equipada con un motor cohete que proporcionaba 4,2 kN de empuje.

¡De locos!

Gissy alcanzó esa marca de 333 km/h en solo 4,8 segundos, en apenas un tramo de pista de 300 metros. Su tiempo en el cuarto de milla fue de unos escasos 6,8 segundos. Si se sale con la suya, Gissy podría convertir el Tour de Francia de 23 días en una tarde amistosa de locura impulsada por cohetes. Tenga en cuenta que la carrera récord real fue en solitario. El cara a cara contra el Ferrari parecía ser un simple entretenimiento.

Tan loco como es todo esto, y como demuestra el vídeo, es una locura, Gissy planeaba allá por el 2014 tratar de superarse con una nueva “bicicleta monstruosa” llamada Spine Crusher. Sin embargo, el destino le tenía reservado un final trágico ya que este entusiasta de la velocidad falleció en el 2018 mientras probaba sus nuevos avances en otra bicicleta experimental.

Omar Muzzio

By editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: