Spread the love

El grupo surcoreano ha realizado una de las mayores compras de propulsores eléctricos. A partir de 2024 sus modelos más compactos contarán con ellos.

El Grupo Hyundai se ha erigido como uno de los grandes protagonistas de la movilidad eléctrica mundial. Con su cada vez más nutrida gama de vehículos eléctricos, los surcoreanos no cejan en su empeño de mejorar unos productos que ya son tomados como referencia. Con la vista puesta en los próximos años, el Grupo Hyundai y Vitesco han firmado un acuerdo por el cual el fabricante de automóviles montará los nuevos y más avanzados propulsores eléctricos de la compañía alemana, los nuevos motores EMR4.

Con un contrato valorado en más de 2.000 millones de euros, los primeros vehículos en contar con los nuevos propulsores los veremos a partir de 2024. Destinados para los segmentos B y C globales, Hyundai y KIA trabajan ya en el desarrollo de sus nuevos modelos. El conglomerado asiático empleará los propulsores 3 en 1 con 160 kW de potencia (218 CV), superando así las prestaciones de las unidades actuales que no superan los 150 kW (204 CV). Los bloques EMR4 sustituirán a los EMR3, mejorando las cifras de autonomía y prestaciones.

Aunque la plataforma E-GMP del Grupo Hyundai trabaja a una tensión de 800 voltios, los motores EMR4 sólo lo hacen a 400 voltios, por lo que Vitesco proporcionará los inversores adjuntos, aunque estos no serán empleados en toda la gama, ya que Hyundai y KIA han reiterado en todo momento que emplearán esquemas de 400 voltios para algunos de sus modelos, principalmente en los segmentos B y C. Justamente los primeros en emplear los nuevos propulsores a partir de 2024.

Aunque Hyundai y KIA sólo ofrecerán el bloque EMR4 en un rango medio de potencia, gracias a sus nuevas especificaciones, Vitesco pude cubrir un rango de potencia entre los 80 y los 230 kW con su nuevo propulsor, entre los 109 y los 313 caballos. Un abanico muy superior al ofrecido actualmente por los motores EMR3 que oscilan entre los 120 y los 150 kW. Esta no es la única ganancia, pues también se consigue una reducción en el tamaño del bloque, lo que hace más fácil la integración, y también una mejor eficiencia, lo que debería traducirse en un incremento de la autonomía.

La mejora en rendimiento y eficiencia se logra mediante el uso de semiconductores fabricados en carburo de silicio (SiC). El menor tamaño también se traduce en un menor peso, hasta un 25% con respecto a los bloques EMR3. Con diferentes configuraciones disponibles, ya sea con inversor de potencia o con mayor o menor potencia, todos los propulsores EMR4 serán fabricados en la misma línea de montaje, principalmente en la planta china que Vitesco Technologies tiene en Tianjin, además de otras localizaciones.

Por supuesto, ambas partes se han mostradas encantadas con el acuerdo firmado: “Estamos orgullosos de contribuir a la próxima plataforma de vehículos eléctricos de Hyundai Motor Group con este atractivo eje motriz”, ha comentado Andreas Wolf, CEO de Vitesco, durante el acto de presentación y firma. “Este pedido nos confirma una vez más en nuestra estrategia con un enfoque muy temprano en la movilidad eléctrica”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: