Spread the love

La senadora de la provincia de Buenos Aires Lorena Petrovich, integrante del bloque de Juntos por el Cambio, fue denunciada por una ex empleada doméstica, que asegura haber prestado servicios como niñera para la legisladora, aunque la remuneración la proveía el Estado. 

La denunciante es Gisela Montini, una mujer residente de La Plata, quien sostiene que se sintió “discriminada” por Petrovich cuando, a raíz de problemas de salud, manifestó inconvenientes para seguir realizando tareas domésticas en el domicilio de la legisladora. 

El vínculo laboral, según la denunciante, se habría extendido desde noviembre de 2017. “Estuve los primeros tres meses en negro, ahí me pagó en mano, y después ya recibí la tarjeta de débito con una cuenta del senado, dónde me depositaban el sueldo”, explicó ante la consulta de PERFIL

Las claves del caso “niñera”, que terminó con la carrera de Pablo Iglesias, fundador de Podemos en España

Montini brindó detalles de la relación y el domicilio de la senadora Petrovich, quien reside en un barrio privado. “Están los registros de todos los ingresos y egresos al country donde vive”, señaló. Además, habría compartido el trabajo con otra mujer que realizaba tareas de limpieza durante los primeros meses en esa relación laboral. 

PERFIL intentó a través de diferentes vías comunicarse con la senadora Petrovich. Sus asesores de prensa explicaron que se contactarían para brindar su versión de los hechos, sin obtener respuesta al momento de publicación de esta nota.

En declaraciones a El Destape, la senadora sostuvo que la empleada en realidad prestaba servicios para el bloque en el Senado, realizando tareas de oficina y “ocasionalmente en mi casa, porque tengo también allí una oficina”.

Sin embargo, Gisela Montini negó esta situación. “Nunca fui al Senado, preguntás ahí y no me conoce nadie, no haría una denuncia así si no tendría pruebas”, señaló.

Despido y denuncia

La relación laboral se quebró a principios de año, cuando la denunciante manifestó padecer una hernia de disco, patología que atribuye a la exigencia en las tareas que prestaba en el domicilio de la senadora de Juntos por el Cambio. La denuncia la realizó por primera vez hace una semana en el portal platense 0221.

“Nunca me contestó y al poco tiempo me dieron de baja el contrato”, comentó la mujer, quien actualmente se encuentra desempleada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: